Sus medicamentos recetados

Use capas de ropa ligera y de colores claros y una cubierta para la cabeza, e invierta en un chaleco de refrigeración comercial o un pañuelo que pueda usar cuando haga mucho calor. Aproveche al máximo el aire acondicionado y beba agua fría durante todo el día. La esclerosis múltiple y los viajes: Empaque sus recetas de manera segura. Asegúrese de llevar todos sus medicamentos en su bolso de mano, junto con una lista completa de todos sus medicamentos recetados y no recetados. Si usted toma un medicamento inyectable, lleve las ampollas y jeringas en su paquete original, con la etiqueta de la receta para que los guardias de seguridad no lo confisquen.

La etiqueta de la receta

Una carta de su médico puede ayudar, pero no es suficiente – usted realmente necesita la etiqueta de la receta. Si alguno de sus medicamentos necesita ser refrigerado, asegúrese de tener el empaque adecuado para protegerlos hasta que llegue a su destino (y revise con anticipación para asegurarse de que tendrá acceso a un refrigerador cuando llegue a su destino). No olvide llevar consigo un recipiente seguro con agujas usadas.

La esclerosis múltiple y los viajes: Vacúnese

Viajar fuera de los Estados Unidos puede implicar una vacuna o dos. Las vacunas contra la gripe, la hepatitis B, el tétanos, el sarampión y la rubéola son seguras, a menos que actualmente esté teniendo una recaída importante (en cuyo caso debe esperar de cuatro a seis semanas después del inicio de la recaída para recibir la vacuna) o esté tomando un medicamento que suprima su sistema inmunológico, como Novantrone (mitoxantrona), Imuran (azatioprina), metotrexato o Cytoxan (ciclofosfamida).

Las vacunas

La vacuna contra la fiebre amarilla puede aumentar el riesgo de una persona de tener una recaída. El medicamento oral Gilenya puede hacer que las vacunas sean menos efectivas, así que asegúrese de hablar con su médico si usted toma Gilenya y necesita vacunarse. En general, consulte con su médico antes de tomar cualquier vacuna viva atenuada, como la vacuna contra la varicela o la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola, ya que usted tiene mayor riesgo de desarrollar la enfermedad cuando su sistema inmunitario está suprimido. El consenso entre los expertos en EM es que no se le debe negar el acceso a vacunas que preserven la salud y que puedan salvar vidas debido a la EM. Siga las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para cada vacuna.